Un cuento de Navidad V

Salimos ya ataviados para asistir a la representación de la ópera La Traviata por la noche, en un palacio veneciano, el Palazzo Barbarigo Minotto. También visitamos la impresionante Scuola Dálmata en el barrio de Castello.


Los árboles de Navidad asoman por las ventanas en Ca'd'Oro

Este es el índice del diario:


DIA 1: 25/12/2017 LA LLEGADA


DIA 2: 26/12/2017 SCUOLA GRANDE DE SAN ROCCO; CANNAREGIO; CONCIERTO EN LA BASILICA DEI FRARI

DIA 3: 27/12/2017 CA’REZZONICO; RIO SAN TROVASO; PUENTE DE LA ACADEMIA; CAMPO SAN VIDAL; CAMPO SAN MAURICIO; PLAZA SAN MARCOS


DIA 4: 28/12/2017 MERCADO DE RIALTO; CASTELLO; DONDE VIVIÓ MARCO POLO; PUENTE DE LOS SUSPIROS; PLAZA SAN MARCOS; MUSEO CORRER


DIA 5: 29/12/2017 SAN GIACOMO DE RIALTO; LIDO; GRAN CANAL EN VAPORETTO; TEATRO LA FENICE


DIA 6: 30/12/2017 GRAN CANAL; SCUOLA DI SAN GIORGIO DEGLI SCHIAVIONI; RIVA DEGLI SCHIAVONI; VIA GARIBALDI; MUSICA A PALAZZO

DIA 7: 31/12/2017 CASA DE GOLDONI; ZATTERE; IGLESIA SAN PANTALON; DORSODURO; BASÍLICA SANTA MARÍA DE LA SALUTE; FIN DE AÑO EN PLAZA SAN MARCOS


DIA 6: 30/12/2017 GRAN CANAL; SCUOLA DÁLMATA; VIA GARIBALDI; OPERA LA TRAVIATA


De nuevo cogemos el vaporetto para recorrer el Gran Canal, y cada vez se descubren nuevos detalles en los palacios, y sobretodo en las siguientes fotos se aprecian los detalles de los ventanales góticos y las puertas de agua por los que se asoman sus habitantes.



Bajamos en la parada San Marcos-San Zaccaria, y atravesamos el antiguo barrio griego, donde se encuentra la iglesia dei Greci. Muchos griegos comenzaron a llegar a la ciudad, tras la cuarta cruzada (1204) cuando Venecia se apoderó de grandes islas como Creta y Corfú, y siguieron llegando hasta convertirse en el siglo XV tras la caída del Imperio Bizantino, en la colonia extranjera más importante de la ciudad.


Y llegamos a uno de los rincones más impresionantes del Renacimiento que fue como lo describió Rushkin, la Scuola Dalmata de San Giorgio degli Schiavoni. Aquí Carpaccio cautiva, y nos involucra en escenas envueltas en fantasía con basiliscos y dragones.





Ya que estamos en Castello, nos paseamos por la Riva dei Schiavoni, que continúa por Via Garibaldi.

En Vía Garibaldi, había un río que fue soterrado y drenado parcialmente por Napoleón Bonaparte, el río de Sant'Anna. En esta zona encontramos la Venecia de la gente local realizando sus actividades cotidianas, lejos de la plaga de turistas.

Napoleón suprimió las órdenes religiosas y comenzó grandes obras públicas en Venecia pues quería convertirla en una de las capitales de su Imperio. En la plaza San Marcos se construyó una nueva ala de lo que sería su palacio real: el Ala Napoleónica o la Procuratie Nuove. Mientras se abría un nuevo camino en la ciudad: la vía Eugenia (renombrado como Garibaldi en 1866), según algunas fuentes en honor de una de las muchas hermanas del emperador, y según otras en honor de su cuñado y virrey Eugène de Beauharnais.



Comemos en La Nuova Perla, y nos encantan las vistas a la laguna desde su interior como si estuviésemos en un invernadero.



Y ya nos dirigimos paseando hasta el palacio Barbarigo Minotto, aunque realizamos una breve parada en la puerta Magna del Arsenal, donde se forjó el inmenso poderío naval de la República de Venecia que le llevó a conquistar una extensión realmente grande por todo el Mediterráneo oriental.

La puerta Magna del Arsenal

El palacio Barbarigo Minotto fue construido en el siglo XV y tiene tres salones por cuyas ventanas puedes ver el Gran Canal durante la representación. Es una forma de vivir la ópera de un modo diferente, y también más auténtico, porque inicialmente las obras de ópera se representaban en los palacios y se reservaban para un público selecto, limitándose a los amigos de la familia noble que había organizado el evento.


Cada acto se representa en una habitación diferente, y la decoración barroca refleja la vida en estos palacios, así que te sientes un aristócrata veneciano disfrutando de un concierto especial en tu propio salón


Quiero seguir leyendo este diario. Ir al día 7




© Venecisima 2020 | Diseño y contenido creado por Sonia Ruiz | Política de privacidad, aviso legal y política de cookies