Un cuento de Navidad II

La mañana también se levanta lluviosa. Ya nos sentimos parte de este paisaje anfibio donde hay agua por todas las partes. Nos dirigimos al palacio-museo del siglo XVII Ca'Rezzonico


El Bacino de San Marcos se empieza a inundar con el Aqua Alta

Este es el índice del diario:


DIA 1: 25/12/2017 LA LLEGADA


DIA 2: 26/12/2017 SCUOLA GRANDE DE SAN ROCCO; CANNAREGIO; CONCIERTO EN LA BASILICA DEI FRARI


DIA 3: 27/12/2017 CA’REZZONICO; RIO SAN TROVASO; PUENTE DE LA ACADEMIA; CAMPO SAN VIDAL; CAMPO SAN MAURICIO; PLAZA SAN MARCOS


DIA 4: 28/12/2017 MERCADO DE RIALTO; CASTELLO; DONDE VIVIÓ MARCO POLO; PUENTE DE LOS SUSPIROS; PLAZA SAN MARCOS; MUSEO CORRER

DIA 5: 29/12/2017 SAN GIACOMO DE RIALTO; LIDO; GRAN CANAL EN VAPORETTO; TEATRO LA FENICE


DIA 6: 30/12/2017 GRAN CANAL; SCUOLA DI SAN GIORGIO DEGLI SCHIAVIONI; RIVA DEGLI SCHIAVONI; VIA GARIBALDI; MUSICA A PALAZZO

DIA 7: 31/12/2017 CASA DE GOLDONI; ZATTERE; IGLESIA SAN PANTALON; DORSODURO; BASÍLICA SANTA MARÍA DE LA SALUTE; FIN DE AÑO EN PLAZA SAN MARCOS


DIA 3: 27/12/2017 CA’REZZONICO; RIO SAN TROVASO; PUENTE DE LA ACADEMIA; CAMPO SAN VIDAL; CAMPO SAN MAURICIO; PLAZA SAN MARCOS


Nos dirigimos hacia Ca’Rezzonico, otro lugar cerrado, para evitar ponernos como una sopa. Siente la magia al entrar en el salón de baile. El palacio alberga el “Museo del Settecento Veneciano” (El Museo del siglo XVIII veneciano). Se pueden contemplar maravillosos frescos, pintados en el techo por Gianbattista Tiépolo, muebles de época, y todo lo necesario para recrear la atmósfera de la vida veneciana hace dos siglos.


El salón de baile en la primera planta de Ca'Rezzonico

De camino pasamos por el campo San Barnaba que se vislumbra desde el "belicoso" puente de los Puños (Ponte dei Pugni), donde dos clanes rivales, los Castellani y los Nicolotti, desde el año 1600 se reunían para darse puñetazos hasta que caían al agua.



Y de Ca’Rezzonico, decidimos desplazarnos hasta el Rio San Trovaso, en el barrio Dorsoduro, recorriendo las tiendas de artesanía de la calle la Toletta.


La librería la Toletta
Tienda de máscaras y artesanía en calle Lotto

Y allí tomamos unos cicchettis, las famosas tapas venecianas. Ir de tapas, como en España, es una tradición veneciana antigua y popular. «Andar per bacari» es ir de tapas en veneciano.

Al entrar a un bacaro, lo habitual es pedir una ombra, como una copa de vino de la casa, que suele ser barata, aunque también podemos elegir entre la variedad de vinos que tendrán. Luego elegiremos, la tapa o tapas que queremos comer que suelen tener expuestas en la barra.


Entramos en dos bares a lo largo de este río:

  • Cantina del Vino già Schiavi, una cantina repleta de botellas de vino en todas sus paredes, con tapas a precios asequibles, estilo montaditos que puedes acompañar con un vino, cerveza o un spritz . Antiguamente era una bodega de vino.

  • Osteria Al Squero, Bacalao mantecato, bocatas de queso gorgonzola..., y un buenísimo spritz. Además, con vistas al squero de San Trovaso, donde todavía se fabrican y se reparan góndolas.


Nos gustó tanto el tapeo que fuimos 3 veces en 1 semana.

Cruzamos el puente de la Academia, y ya se cierne la oscuridad como si se tratase de un día de tempestad sobre el Gran Canal.



Nos adentramos en el campo San Vidal, donde hacemos una breve visita a la iglesia San Vidal, y continuamos por el Campo San Stefano donde hay instalado un mercadillo navideño con artesanía, manjares gastronómicos y donde también se puede tomar un chocolate o un vino caliente.


Mercadillo en campo Santo Stefano

Después nos dirigimos al Campo de San Maurizio, atravesando el puente Duodo o Barbarigo y ya estamos en el Campo Santa Maria del Giglio. Continuamos callejeando, hacia el campo San Moisés, y desde allí llegamos ya casi de noche a la Plaza San Marcos.






Como la lluvia arrecia, nos guarecemos en la cafetería del museo Correr, en una de las esquinas de la plaza. Paseamos por los porches de las procuradorías en la plaza, donde se encuentra el famoso Café Florian.

La plaza de San Marcos desde la ventana de la cafetería del museo Correr


Aprovechamos para entrar a la Basílica de San Marcos, donde nos encontramos con un precioso belén de cristal de Murano, y admiramos la Pala de Oro.

A la salida nos quedamos en el Bacino de San Marcos oteando la laguna.


El nivel del agua está subiendo y anuncian Aqua Alta por la noche, así que regresamos al apartamento, por el campo San Moisés, no sin antes pasear por la calle larga XXII Marzo, para ver los escaparates de las tiendas de lujo y ver la fachada decorada del hotel La Caravella. también alguna galería curiosa de arte en la calle dello Spezier.



El agua parece que se va a salir del Gran Canal, y por eso las góndolas parecen elevadas al nivel de la calle en esta foto:



Quiero seguir leyendo este diario. Ir al día 4




© Venecisima 2020 | Diseño y contenido creado por Sonia Ruiz | Política de privacidad, aviso legal y política de cookies