ZOMPINI Y LOS OFICIOS QUE SALEN A LA CALLE EN VENECIA (PRIMERA PARTE)

Un codega, un animador callejero con una marmota, un recolector de vidrio roto... Las calles de Venecia se llenaban cada día de hombres y mujeres que trabajaban al aire libre en los más variopintos oficios
La obra de Zompini, Arti che vanno per via nella città di Venezia (Oficios practicados en las calles de la ciudad de Venecia), que escribió entre 1746 y 1754, fue el primer punto de referencia para reconstruir y describir el bullicioso mundo de los vendedores ambulantes, artesanos, comerciantes y obreros que llenaron las calles venecianas.
La obra de Zompini, Arti che vanno per via nella città di Venezia (Oficios practicados en las calles de la ciudad de Venecia), que escribió entre 1746 y 1754, fue el primer punto de referencia para reconstruir y describir el bullicioso mundo de los vendedores ambulantes, artesanos, comerciantes y obreros que llenaron las calles venecianas.

Algunos oficios aun podemos reconocerlos hoy en día; otros, ni podemos imaginar que algún día existieron, pero nos transportan a una Venecia de colores, olores y sonidos de la vida cotidiana


Probablemente no hayas oído nunca hablar de Gaetano Zompini, sin embargo, fue un gran ilustrador de la vida cotidiana de la primera mitad del siglo XVIII en Venecia.

Zompini nos recuerda que Venecia no sólo ha sido la ciudad de los magníficos palacios del Gran Canal y hogar de nobles envueltos en brocados y sedas. Venecia, era sobretodo una ciudad de gente trabajadora que realizaba su oficio en las calles todos los días.


1. EL CODEGA : EL PORTADOR DEL FAROL

La nobleza, los comerciantes adinerados y especialmente los extranjeros (foresti) iban acompañados de un sirviente llamado "codega" que sostenía una lámpara ante ellos y los ayudaba a abrirse camino o a no caerse a un canal, ya que por aquel entonces muchos canales no tenían barandillas.

El codega : el portador del farol
El codega : el portador del farol

2. EL MARMOTINA: ADIESTRADOR DE MARMOTAS


Durante el carnaval, Venecia se llenaba de malabaristas, acróbatas, actores y animales amaestrados y zoológicos itinerantes. Y también una marmota del Piamonte.

El marmotina: adiestrador de marmotas. Me pregunto: ¿una marmota puede adiestrarse?
El marmotina: adiestrador de marmotas. Me pregunto: ¿una marmota puede adiestrarse?

3. EL ZALETTO: EL REPARTIDOR DE GALLETAS


El extraño nombre de estas galletas, zalletti, se debe a su color amarillo, zàlo en dialecto veneciano, por la harina de maíz utilizada en la masa.

El Zaletto: el repartidor de galletas
El Zaletto: el repartidor de galletas
Escaparate de pastelería veneciana donde se vende el zaleto
Escaparate de pastelería veneciana donde se vende el zaleto

4. EL INCHIOSTRO: VENDEDOR DE MATARRATAS Y TINTA


La presencia de ratones en Venecia debía ser muy numerosa y molesta, debido a que llegaban todos los días barcos cargados de mercancías, y seguramente también con estos "animalitos".

El inchiostro: vendedor de matarratas y tinta
El inchiostro: vendedor de matarratas y tinta

5. VERI ROTTI: EL RECOGEDOR DE VIDRIO ROTO


"Traigo tazas, vasos, botellas y vinagreras y vasos de todo tipo de Murano y me llevo a cambio ¡vidrios rotos!"
Veri Rotti: el recogedor de vidrio roto
Veri Rotti: el recogedor de vidrio roto

6. EL CAPPE: EL MEJILLONERO


"Durante el día, sobre el palui (fondos de laguna baja), mi padre recoge estos mejillones: de noche los vendo bien limpios"
El Cappe: el mejillonero
El Cappe: el mejillonero

Continuará...

¿A quién le gusta descubrir estos antiguos oficios de Venecia más allá de la pompa de los grandes palacios y la nobleza? 🖐




11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo