La vida sobre los tejados de Venecia: las altanas

¿Que es un sotoportego, un campo, una altana...? Venecia tiene su propio vocabulario para distinguir los elementos arquitectónicos de la ciudad.


Hoy descubrimos mirando hacia el cielo: LAS ALTANAS


Altana desde la que se divisa la Basílica de San Marcos y el Campanile
Una nueva curiosidad salta a la vista al visitar Venecia. Son sus terrazas elevadas sobre pilastras cual torretas de observación encima de los tejados inclinados, las altanas (del latín altus, alto). No se trata de algo puntual de algún que otro edificio sino que está generalizado en toda la ciudad.

¿PORQUÉ SURGEN EN VENECIA ESTAS TERRAZAS SOBRE LOS TEJADOS?


El espacio siempre un poco restringido en esta ciudad, bordeando lo claustrofóbico, estimuló la imaginación y el ingenio de los venecianos.

La proliferación de este tipo de terrazas, se debió al intrincado y saturado trazado urbanístico de la ciudad, donde siempre ha habido un altísimo porcentaje de viviendas sin iluminación, sin sol, sin ventilación directa… y por tanto, sin lugar para tender la ropa, sin vistas, sin posibilidad de que el sol las caliente…


Por tanto, los usos de estas terrazas colgantes han sido varios: tomar el sol, tender la ropa, admirar el paisaje, e incluso un "uso cosmético", que podrás descubrir si sigues leyendo.


Resumiendo, las altanas son un modo de evadirse de viviendas encerradas en los callejones de la ciudad.


El intrincado trazado urbanístico de Venecia

¡SÍ, LAS MUJERES VENECIANAS ERAN VANIDOSAS Y QUERÍAN SER RUBIAS!


Durante el Renacimiento, el cabello tenía que ser rubio, y la altana estaba relacionada con el tinte conocido como “agua juvenil”, un liquido realizado con especias, hierbas y hasta orina de caballo (que llevaba amoniaco, como los tintes actuales).

Así que, aquí estaban las venecianas en las altanas, sentadas al sol con la solana, un sombrero de paja de ala ancha con un agujero en la zona central, donde se colocaba una esponja (sponzeta) sumergida en este líquido sobre la cabeza.

Mujer en altana tiñendo sus cabellos al sol

y después de ponerlo en la cabeza, pasaban horas, días o semanas al sol con este mejunje en la cabeza. Los rayos de sol ayudaban al tinte a reaccionar y dar los reflejos dorados al cabello. Aunque has de saber que el rubio veneciano, era en realidad, ligeramente cobrizo.


Mujeres venecianas con el pelo rubio veneciano en pinturas de Vittore Carpaccio (1465-1520)


La receta, si quieres probar el rubio veneciano... está en el Museo Correr.


LAS ALTANAS EN LA PINTURA


El origen de las altanas es muy antiguo como lo demuestran muchas pinturas: las de Vittore Carpaccio (Milagro de la Santa Cruz-frente al antiguo puente de madera de Rialto), Gentile Bellini (Procesión de la Reliquia de la Santa Cruz), o grabados como el de Jacopo Barbari, todas obras del siglo XV o comienzos del XVI, y que también se pueden ver en muchos de los vedutisti (paisajistas) venecianos de los siglos XVII al XX.


En la galeria inferior puedes ver las altanas en diversas pinturas renacentistas:



Procesión en San Marcos de Bellini (cuadro expuesto en las Galerias de la Academia)


Milagro de la Santa Cruz en Rialto de Carpaccio (cuadro expuesto en las Galerias de la Academia)


Mapa de Barbari (1500). El grabado está en el Museo Correr


SE BUSCAN ... ALTANAS



Las altanas hoy en día son bienes preciados y se buscan para disfrutar en las alturas de vistas panorámicas de la ciudad acompañando el atardecer con un Prosecco o un spritz en un ambiente muy "chill out"

© Venecisima 2020 | Diseño y contenido creado por Sonia Ruiz | Política de privacidad, aviso legal y política de cookies