top of page

LOS MONACHINI O MONEGHINI, LOS QUE COQUETEABAN CON LAS MONJAS: HISTORIAS DE CONVENTOS

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG

Iglesia de San Simeone Piccolo en la niebla. Foto: Dimitris Kamaras from Athens, Greece, CC BY 2.0 <https://creativecommons.org/licenses/by/2.0>, via Wikimedia Commons
El libertinaje en los conventos, Francesco Guardi inmortaliza esta práctica en el cuadro "El salón de las monjas de San Zaccaria" que ahora se encuentra en el Museo de la Venecia del siglo XVIII en Ca' Rezzonico, donde se representa la fiesta con muchos invitados masculinos y teatro de marionetas en el salón de las monjas.
Hoy os hablo de LOS MONACHINI O MONEGHINI, los que "coqueteaban" con las monjas, pero también de la vida en los conventos y monasterios de monjas, en Venecia. Comenzamos...

1 LOS MONACHINI O MONEGHINI Y EL PECADO CARNAL

Giuseppe de Gobbis. El salón de las monjas.
Giuseppe de Gobbis. El salón de las monjas, en italiano, parlatoio

Los Monachini o Moneghini, eran aquellos que coqueteaban con las monjas y entraban en los claustros para tener relaciones más que amorosas con ellas


Estamos en el siglo XIV, cuando se traspasan los muros conventuales o monásticos. ¿Os intrigan las razones?

En época medieval, la vida de muchas de las mujeres que nacían en familias nobles estaba destinada al convento, y desde luego, estas muchachas no elegían su destino, ni tenían vocación religiosa alguna.


Con hijas destinadas al monasterio, las familias nobles no tenían que repartir tanto su riqueza ni dispersar su patrimonio.


Las órdenes preferidas eran las benedictinas y agustinas puesto que llevaban un claustro menos estricto, para que fuese mejor tolerado por sus hijas.


En Venecia, la ley preveía penas severas para los "monachini", es decir, las personas que mantuvieran relaciones amorosas con las monjas, que iban desde multas, prisión, hasta el látigo público y el destierro.


El gobierno veneciano, intentó reprimir estos actos calificados como sacrílegos incluso con penas de prisión porque toda esta libertad trajo consigo una grave preocupación: los embarazos no deseados. Hay muchos casos documentados, os cuento uno:

 

Un hombre llamado Leonardo Baldovino frecuentaba asiduamente el convento de Sant' Antonio di Torcello y tuvo una relación amorosa con la monja Beatrice Falier en ese lugar sagrado. La dejó embarazada, y finalmente "se la llevó consigo" según consta en los documentos. También el caso de un miembro de la noble familia Pisani, que convirtió en madre de ¡varios hijos! a la monja Franceschina Boldú.

 

Hubo dos conventos principalmente donde llegaron estas monjas de la crème de la crème de las familias venecianas: el convento de San Zaccaria y el convento benedictino de San Lorenzo

Pero la vida de estas mujeres dentro de los muros del convento, era parecida a la que otras damas podían disfrutar fuera: espacios abovedados amueblados con gran lujo y mucha libertad para vestirse y disfrutar de innumerables visitas e incluso fiestas.

Los escándalos en estos conventos, se hicieron famosos, tanto que en 1664, cuando llegó el Gran Duque de la Toscana, Cosimo III de Medici, quiso ir a visitar el convento, y describía a las monjas de San Lorenzo como "vestidas más de ¡ninfas que de monjas!"


En los salones de los conventos, no faltaban fiestas y diversiones y había una continua "romería" de jóvenes caballeros enmascarados.


Hasta los pintores retrataron los ambientes de estos conventos, así de cotidianos eran y admitidos por todos.

El salón de las monjas. Cuadro de Longhi
El salón de las monjas. Cuadro de Longhi
SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG
Detalle de la fiesta en el salón de las monjas
Las amistades masculinas de las monjas
Las amistades masculinas de las monjas

2 LOS CURAS IMPLICADOS

"Porque también la República Veneciana tomó medidas contra aquellos frailes y monjes que continuamente iban y se quedaban todo el tiempo que querían en dichos monasterios con suma deshonestidad” con el pretexto de guiar a las monjas en los asuntos espirituales.


Así, se decretó en 1385, "que ningún fraile o monje se atreva a entrar en ningún monasterio de religiosos venecianos ni por agua ni por tierra"


El problema era que las monjas necesitaban confesores y predicadores, y la solución fue que por ley ¡el confesor de las monjas no tuviera menos de 60 años!

El confesor
El confesor

3 CASANOVA: UN MONECHINI MÁS


Giacomo Casanova en sus memorias escribió sus romances con dos monjas de Murano.

La primera se llamaba Caterina Capretta, hija de un comerciante, vivía en el convento cercano a la iglesia de Santa Maria degli Angeli (Murano), a quien Giacomo había conocido algún tiempo antes (y parece que fue el padre la que la encerró allí con la esperanza de que no tuviese un romance con Giacomo).

La iglesia de Santa Maria degli Angeli  en Murano
La iglesia de Santa Maria degli Angeli en Murano

Giacomo la siguió, alquiló en la isla un apartamento y le empezó a escribir. Iba a misa los domingos para verla y en estas misas conoció a ¡una segunda monja!. MM era su nombre en clave, y parece que se ha identificado como Marina Morosini, de aristocrática familia. Marina aprovechó el día de Todos los Santos y la visita al convento de Casanova, para dejar caer una carta a sus pies: "iré enmascarada y con una vela en la mano, en una góndola, y tú me esperarás en la orilla..."

M.M., ex amante del embajador francés Pierre de Bernis salía tranquilamente del convento por una puerta de agua secreta, donde la esperaba un gondolero del embajador, quien la conducía a un casino propiedad del propio de Bernis.


Marina y Giacomo inician una apasionada relación que Giacomo describe en sus memorias. Para los curiosos de estas historias, os recomiendo el libro de Casanova: Historia de mi vida

Camino de la iglesia de Murano donde Casanova conoció a la monja MM
Camino de la iglesia Santa Maria degli Angeli de Murano donde Casanova conoció a la monja MM. Paolo Monti, CC BY-SA 4.0 <https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0>, via Wikimedia Commons

El monasterio en el que vivió MM ya no existe, ya que fue demolido en 1810 en la época napoleónica, pero aún existe la iglesia Santa Maria degli Angeli en Murano: Si quieres visitar esta pequeña joya tienes que hacer como Casanova: ¡ven a oír misa! Todas las mañanas a las 8.30 o los domingos a las 11.00.

4 LOS CONVENTOS, CENTROS DE PODER


La laguna de Venecia se presentó desde tiempos antiguos como un lugar especialmente creado para la vida monástica : grandes extensiones llanas y aisladas por el agua que ofrecían soledad, silencio, seguridad y tierra que sembrar.


Así surgieron los primeros monasterios a partir del siglo IX como San Servolo (819); Sant'Ilario e Benedetto (820), San Lorenzo (853) , Cornelio y Cipriano (883). Se trata de zonas de retiro que nacieron en lugares como Malamocco (isla del Lido), Ammiana (isla que ya no existe), Chioggia y Dogaletto.


Pero entre el siglo XII y el XV, muchos de estos lugares tuvieron que abandonarse por la subida del nivel del agua y la Serenissima tuvo que reubicarlos en la ciudad de Venecia o en otras islas más seguras como Murano.


En Venecia, podemos encontrar el claustro de la antigua abadía de Santa Apolonia, fundada en el siglo XII, de la que sólo queda este pórtico.

Claustro de Santa Apolonia. Andreas Tille, CC BY-SA 4.0 <https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0>, via Wikimedia Commons
Claustro de Santa Apolonia. Andreas Tille, CC BY-SA 4.0 <https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0>, via Wikimedia Commons

Pero hay un monasterio que es el protagonista, por su fama y su importancia este es el de San Zaccaria. Fue fundado a principios del siglo IX por iniciativa del dux, seguramente Giustiniano Partecipazio. Floreció entre los siglo X y XI, como monasterio benedictino, vivían allí monjas de familias venecianas ilustres y su abadesa a menudo pertenecía a la familia del dux gobernante.

Interior de la iglesia de San Zaccaria
Interior de la iglesia de San Zaccaria

El monasterio era enorme para una ciudad como Venecia, y las mujeres que vivían allí tenían un gran poder en la vida veneciana, política y económicamente, relacionándose con las altas esferas del gobierno. El dux acudía cada Semana Santa a la iglesia de San Zaccaria a rendir homenaje a las mujeres veladas. Era simplemente el centro espiritual de la ciudad.

 Visita del dux a San Zaccaria el día de Pascua
Visita del dux a San Zaccaria el día de Pascua
campo claramente delimitado por la iglesia, por los edificios monásticos a su derecha y, a la izquierda, por una serie de tiendas insertadas en un edificio largo con arcos; pues este último era el claustro original del convento.
Donde se ubicaba el monasterio de San Zaccaria, en el campo homónimo, delimitado por la iglesia, por los edificios monásticos a su derecha y, a la izquierda. El edificio con arcos en la izquierda era el claustro del convento donde estaba el salón de las monjas, el parlatoio
Fachada de la iglesia de San Zaccaria
Fachada de la iglesia de San Zaccaria. Las arcadas del fondo es el lugar del antiguo monasterio.
Las jóvenes que entraban en el convento eran casi todas nobles y enriquecían el patrimonio con grandes dotes. Tenían costumbres muy libres y llegaron a organizar, durante el siglo XVIII, fiestas de disfraces y bailes dentro del convento, a las que asistían las clases altas venecianas.
Otro de los conventos para la alta sociedad veneciana era el de San Lorenzo. En la foto, iglesia de San Lorenzo
Otro de los conventos para la alta sociedad veneciana era el de San Lorenzo. En la foto, iglesia de San Lorenzo
Ceremonia de tomar el velo una monja en el monasterio de San Lorenzo, cuadro de Gabriel Bella
Ceremonia de tomar el velo una monja en el monasterio de San Lorenzo, cuadro de Gabriel Bella

Así era la vida real de las monjas de clausura, lejos del entorno opresivo que nos han mostrado. Salían y entraban cuando querían y tenían un estatus social elevado.


UNAS HIJAS A CASAR Y OTRAS A MONACAR


Las mujeres nobles en estos siglos, tenían que elegir entre la vida de monja o la vida de casada (y en caso de quedar viudas, solían ingresar también en un convento).

Así, en los conventos, cuando entraban las niñas entre los 10 y los 12 años, se encontraban con familiares y no un ambiente hostil. De hecho algunos grupos de familiares eran tan poderosos dentro de los conventos que ocupaban varios pisos o tenían celdas de varias habitaciones. Había ¡auténticas dinastías de monjas!

Los matrimonios entre las clases altas eran pactados, así que la mujer tampoco tenía mucha elección en este aspecto.

un padre impone un matrimonio que rechazan la novia y la madre
Un padre impone un matrimonio que rechazan la novia y la madre

En este contexto, la entrada de las mujeres nobles en el claustro y su ascenso a los altos cargos de la jerarquía monástica era uno de los principales objetivos de las familias, pues les permitía controlar estas instituciones.


Un último dat:, a comienzos del siglo XIX se contabilizaban mas de 100 conventos y monasterios en Venecia, así que imagina cuantos hubo.

El convento ¿una cárcel o un espacio de libertad? visto desde la perspectiva del momento histórico. ¿Qué os parece?

PUNTO 17 "ISLAS LAGUNA VENECIANA" Y PUNTO 45 "PASEO POR CASTELLO"


Descubre el mapa de los lugares de venecisima.com en:

Instrucciones para usarlo en Google Maps en:

https://www.venecisima.com/post/mapa-de-los-lugares-de-venecisima-com


54 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
bottom of page