La pasión de los venecianos por el café

La historia del café en Europa comenzó en la ciudad de Venecia a finales del siglo XVII. Descubre los cafés históricos más antiguos y elegantes de Venecia, desde cuyos ventanales aconteció una parte de la historia de esta ciudad.


Hoy te acompañamos por un itinerario poco convencional: LOS CAFÉS HISTÓRICOS DE VENECIA


Venecianos tomando café en 1760, cuadro de Pietro Longhi
Testimonio de la pasión de los venecianos por el café es la leyenda que cuenta que Casanova, tras huir de las cárceles del Palacio Ducal, los terribles Piombi, se detuvo en el famoso Café Florian y pidió una taza de café antes de su marcha de Venecia

LOS PRIMEROS GRANDES IMPORTADORES DE CAFÉ


La bebida no tuvo unos inicios fáciles, ya que provenía de "pueblos paganos", y su color negro sugería que era una creación de Satanás. Afortunadamente, al Papa Clemente VII (1582-1605) le gustó al probarla y la "bautizó" como bebida cristiana.


También el café tuvo problemas en Venecia. No sólo porque consideraban a los turcos como un "enemigo peludo", sino también por informes, que provenían de Constantinopla, y que asociaban la bebida con la impotencia y la homosexualidad.


Aún así, los venecianos decidieron importar café y fueron los primeros grandes importadores de café en Europa. El primer cargamento de café desembarcó en Venecia en 1624, procedente de Constantinopla.


La bebida, extraída de unas semillas llamadas Bon, tomó el nombre de café en Venecia, donde se extendió rápidamente a finales del siglo XVII.

EL CAFÉ SE VENDÍA EN LAS FARMACIAS


Al principio, sin embargo, se consideraba una especie de medicamento y se vendía en farmacias, a un precio bastante alto. Más tarde se vendió en cafeterías y, al ser importado en grandes cantidades, se convirtió en una bebida de moda, al alcance de todas los clases sociales.


Así, un escrito del teólogo Domenico Magri, de 1671, consideraba la bebida como un remedio para muchos males:


"La experiencia continua nos muestra claramente que el Kafè elimina admirablemente los procesos catarrales, así como otras dolencias del hígado y sin perjudicar el estómago, de ahí que los turcos nunca sufran catarros, ni les duelan los dientes, ni les atormenten los ataques de gota, ni enfermedades similares, de hecho creen, que el humo del café ayuda contra los males de los ojos, y por eso se ponen en alto antes de beberlo"


LAS CAFETERÍAS


Las cafeterías se introdujeron en la ciudad en 1683 cuando algunos comerciantes turcos abrieron una tienda para degustar café en la Plaza de San Marcos, bajo las arcadas de la Procuratie Nuove. Fue un fenómeno imparable, pues en 1759 la ciudad tenía ¡206 cafeterías!


La cafetería era un lugar de encuentro para los enamorados, donde se cortejaba a la mujer ofreciéndole una bandeja de chocolate o café. Muchos dueños de cafés, crearon pequeños cuartos o vestidores , donde las parejas se encerraban para divertirse.


En 1766 los Inquisidores ordenaron que no se permitiera la entrada de mujeres  de cualquier condición a ninguna de las tiendas de las aguas, que es como se llamaba a las cafeterías. Pero en realidad la furia de los inquisidores contra las cafeterías era más política que moralista, puesto que en estos lugares se difundían ideas liberales.


Los "Cafés" (como los llamaban) eran lugares comerciales y de encuentro para gente de todos los ámbitos de la vida: intelectuales, académicos, políticos, estudiantes, artistas y gente corriente. El ambiente del café se parecía a la sala de estar de casa, y el café se tomaba principalmente en la mesa.

Así describe las cafeterías Antonio Lamberti en 1802: “Las habitaciones eran bajas, modestas, sin adornos, sin cristales, mal iluminadas por una luz parpadeante, pero en el interior traían como un soplo de elegancia a la multitud variada y alegre con graciosas túnicas que se dividían en ruidosos grupos, entre los que se cotilleaba""




Resumiendo, las cafeterías se convirtieron en un modo de reunión y de tertulia fuera de las casas y palacios venecianos donde se intercambiaban nuevas ideas

UN PASEO POR LAS CAFETERÍAS HISTÓRICAS



1. CAFÉ FLORIAN


El más célebre de todos los cafés sigue siendo el Florian. Nació en 1720 con el nombre Alla Venezia Trionfante. Como los primeros cafés, era más una sala con simples banquetas que un salón lujoso. Tenía además, una pequeña terraza que permitía espiar la vida de la Plaza de San Marcos, que entonces era como un zoco animado con vendedores ambulantes, adivinos, albaneses, monjes, peregrinos, mendigos, músicos alemanes...



Plaza San Marcos, por Gabriel Bella (1779)


El Café fue rebautizado como "Caffé Florian" en honor a su dueño, Floriano Francesconi.

Mientras se servían los mejores vinos y cafés de Oriente, Malasia, Chipre y Grecia, la historia se desarrollaba afuera. Sus ventanas presenciaron el esplendor y la caída de la República Serenissima de Venecia y las conspiraciones secretas contra el dominio francés y luego el austriaco.

Por este café ha pasado gente tan importante como: Lord Byron, Vivaldi, Goethe, Rousseau, Stravinski… y también Casanova.



2. GRAN CAFE QUADRI


Su actividad comenzó en 1775 cuando el comerciante veneciano Giorgio Quadri, regresó a su hogar después de una larga estadía en Corfú , entonces parte de la República de Venecia, junto con su esposa griega, Naxina, y decidió abrir una habitación donde preparar y vender café.

Giorgio Quadri abrió su restaurante bajo la Procuratie Vecchie, se hizo cargo de una antigua tienda de vinos y cafés ya conocida en la ciudad y su cafetería pronto se convirtió en uno de los lugares favoritos de la aristocracia veneciana.




Durante su estancia en Venecia, entre los personajes que se sentaron en sus salas estaban Stendhal , George Byron, Richard Wagner , Marcel Proust y, en tiempos más recientes, Michail Gorbachev, François Mitterrand y Woody Allen.

3. HARRY'S BAR


No se trata propiamente de un café histórico pero en su interior transcurrieron las tardes intelectuales de artistas y escritores como Arturo Toscanini, Guglielmo Marconi, Charlie Chaplin, Orson Welles o Peggy Guggenheim.


Y también aquí surgió la bebida Bellini y el famoso Carpaccio. Descubre su historia aquí.


4 . CAFÉ LA CALCINA


El nombre proviene de los caleros - vendedores de cal-, que tenían aquí su almacén en el siglo XVII. El antiguo almacén se convirtió en vivienda, posada, pensión y, finalmente,en hotel.


Actualmente está reconocido como uno de los cafés históricos de Europa.

Ha sido apreciado desde hace al menos un par de siglos por viajeros de todo el mundo y por literatos como el francés André Suarés; Philippe Sollers y John Ruskin (se alojó aquí en la primavera de 1877)


CAFE Y HOTEL LA CALCINA. Bjoertvedt / CC BY-SA (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0)

5. LION'S BAR EN EL LIDO


Es parte de la zona del Palazzo del Cinema de Venecia y se encuentra en la isla de Lido, por lo que si te encuentras en Venecia deberás coger el vaporetto para llegar hasta aquí.


El Lion's Bar fue diseñado por Giovanni Sicher en 1925 y es un ejemplo clásico de Art Decò de la década de 1920. Es un lugar frecuentado por periodistas y fotógrafos durante el Festival de Cine.




© Venecisima 2020 | Diseño y contenido creado por Sonia Ruiz | Política de privacidad, aviso legal y política de cookies