Sotoportego dei Preti

La leyenda del corazón rojo

Explorar más...

 
 
0
23
0

1 UN CORAZÓN ROJO

 

Un pequeño corazón hecho de ladrillo rojo está escondido debajo del arco de este pasaje.

 

La tradición veneciana dice que las parejas que lo tocan juntas permanecerán enamoradas para siempre.

 

2 LA LEYENDA DE ORIO Y MELUSINA

 

La leyenda dice que, una noche, Orio, un joven pescador propietario de la casa, se encontró pescando cerca de Malamocco cuando escuchó una voz pidiendo ayuda desde el mar.

 

Mirando de dónde venía, se dio cuenta de que era una chica hermosa, Melusina. Asustado, inmediatamente pensó que se trataba de una bruja, pero ella le confió que era una sirena: tranquilizada por sus dulces palabras, se enamoró perdidamente de él.

 

La noche pasó rápidamente y los dos prometieron volver a encontrarse a la noche siguiente. Noche tras noche su amor crecía cada vez más hasta que un día Orio le pidió a Melusina que se casara con él.

 

Ella aceptó, pero con la promesa de que antes de la boda nunca deberían verse en sábado. Inicialmente todo parecía ir bien. El tercer sábado, Orio, abrumado por el deseo de verla, se presentó en el lugar habitual de reunión.

 

Desafortunadamente, en lugar de una hermosa sirena, Orio vio una enorme serpiente marina salir del agua. La serpiente no era otra que su amada, quien le explicó que, debido a una maldición, cada sábado perdía la apariencia de una bella sirena y se convertía en un monstruo.

 

La maldición terminaba si Orio aceptaba casarse con ella. Y así fue. Melusina se convirtió en su mujer. El suyo fue un matrimonio feliz y tuvieron tres hijos. Pero un día Melusina cayó enferma con una enfermedad incurable y murió.

 

Orio se quedó solo, con su trabajo y sus hijos, seguro de que no podía seguir. Pero todos los días, cuando regresaba a casa, siempre encontraba la casa en perfecto orden, como si alguien hubiera venido mientras él estaba fuera para arreglar todo. Orio no lo entendía: y creía que un vecino, muy amable, lo ayudaba secretamente en sus asuntos, entrando a su casa en secreto.

 

Entonces, Orio un día decidió irse a casa antes de lo habitual para sorprender y agradecérselo al ayudante. Pero a su regreso, encontró en la casa sólo una serpiente: asustado por sus hijos, tomó un hacha y mató al animal.

 

A partir de ese día, a su regreso, Orio siempre encontraba la casa en desorden. En ese momento lo entendió: la serpiente asesinada no era otra que Melusina, ahora muerta para siempre.

 

En memoria de esta historia, se colocó un corazón de piedra donde originalmente estaba el hogar de Orio y Melusina.

¿SABÍAS QUÉ...?

Sitio web

Entrada

 
 
 
 

Comentarios

¿Qué piensas?

Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Sonia Ruiz Domingo como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en esta web.

Tus datos se encuentran alojados en wix.com (la herramienta que usamos) . Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o supresión de tus datos (ver la política de privacidad)

Es obligatorio que marque la casilla para cumplir el Reglamento General de Protección de Datos (DGRP)

© Venecisima 2020 | Diseño y contenido creado por Sonia Ruiz | Política de privacidad, aviso legal y política de cookies