Isla de Burano 2020-1704

10 tips para disfrutar de sus colores

Explorar más...

 
 
0
15
0

1 ¿CÓMO LLEGAR?

 

La manera más fácil y barata es llegar en vaporetto desde Venecia con la línea 12 (desde Fondamenta Nuove o San Zaccaria). El trayecto dura unos 40 minutos

 

Horarios en:


http://actv.avmspa.it/en/content/orari-servizio-di-navigazione-0 de la Azienda Veneziana della Mobilità o en el Google Maps.

 

También podéis visitarla contratando un tour.


2 UN PASEO 


Puedes verlo en:


https://www.google.com/maps/d/u/4/embed?mid=1VGmscjJsCIOEox60wDa-f6TNEfH0ss35

 

PIÉRDETE POR SUS CALLEJUELAS DE COLORES

 

Lo mejor de la isla son sus fachadas de colores. No hay un itinerario concreto a seguir en Burano, ya que lo mejor es perderse sin rumbo por sus callejuelas.

 

Es divertido y siempre encontrarás una nueva casita de un color especial, y quizás alguna puerta entreabierta que te permitirá echar una ojeada al interior de la casa, o alguna persona creando encajes. A los niños les encantará.

 

Según la leyenda, las casas en Burano se empezaron a pintar de colores tan llamativos para que los pescadores, de vuelta de la faena y muchas veces inmersos en la niebla, reconocieran fácilmente su hogar.

 

Hoy en día, si quieres pintar tu casa de Burano, tienes que hacerle al ayuntamiento de Venecia una petición especial y se te indicará el listado de colores permitidos.

 

LA CASA BEPI

 

Hay una casa más colorida que todas las demás: es la "Casa Bepi" con su fachada super original llena de dibujos geométricos.

 

La historia de “Bepi Suà” es curiosa: este vecino pintó durante toda la vida en su casa, regalando a los turistas instantáneas cada vez diferentes. Tras su muerte, se decidió restaurar su casa como homenaje a este peculiar hombre, dejándola bien colorida con un original dibujo de Bepi.

 

¿Dónde se encuentra? Detrás de Via Galluppi.3.

 

IGLESIA DE SAN MARTÍN Y SU TORRE INCLINADA

 

En la plaza principal, que no tiene pérdida porque desde lejos veréis la torre inclinada de su campanario, está la Iglesia de San Martino Vescovo.

 

En el interior se encuentra la famosa pintura de Tiepolo, la Crucifixión, que data de 1725.

 

Muy interesante es el campanario, que tiene una altura de 53 metros y se caracteriza por una inclinación pronunciada causada por los palafitos sobre los que se asentaba que hicieron que la estructura cediera lentamente hasta que terminada la Segunda Guerra Mundial decidieron afianzar la estructura

 

LOS ENCAJES Y EL MUSEO DEL MERLETTO

 

El otro atractivo de la isla son los encajes y podemos aprender sobre la historia de este arte visitando el Museo del Merletto, abierto en 1981 y situado en el mismo sitio que, primero era el palacete del podestà (nombre que recibía el primer magistrado de las ciudades del centro y norte de Italia) y, más tarde, la Scuola di Merletti (1872).

 

Uno de los mayores atractivos que ofrece el museo es poder ver cada mañana a artesanas trabajando.

 

7 EL BUSSOLÁ

 

El Bussolá de Burano es un dulce típico en forma de donuts. Hay una variante que tiene forma de S llamado Burano esse.

 

Estos dulces, los preparaban las mujeres de los pescadores, cuando iban a pescar por largos periodos de tiempo.

 

8 GATOS POR TODOS LOS LADOS

 

Cuando llegas a Burano lo primero que te encontrarás serán seguramente muchos gatos, en esta isla los gatos están por todos lados

 

UN POCO DE HISTORIA

 

Burano, al igual que las otras islas de la laguna, incluida Venecia, fue, según la tradición, el refugio de los habitantes de Altino, para defenderse de las invasiones bárbaras, en particular de los hunos de Atila y los lombardos.

 

El nombre Burano deriva de una de las seis puertas de la ciudad de Altino, que es la Porta Boreana ubicada hacia el noreste desde donde sopla el viento denominado la Bora.

 

Los primeros documentos en los que se menciona se remontan al siglo IX y las primeras casas probablemente fueron palafitos con muros hechos de cañas y barro, mientras que sólo a partir del siglo XI las casas fueron construidas de ladrillo.

¿SABÍAS QUÉ...?

Hay una leyenda sobre el encaje de Burano o merletto, según la cual un pescador prometido para casarse con una joven de la isla fue tentado por los cantos de la reina de las sirenas mientras faenaba en el mar de Japón.

 

Como el chico logró resistirse a sus encantos, la sirena, fascinada ante tal muestra de fidelidad, golpeó con su cola el flanco de la embarcación del pescador y de la espuma formada por el movimiento del agua surgió un delicadísimo velo nupcial para su futura esposa.

 

Llegado el día de la boda, la novia fue tan admirada entre las demás jóvenes de Burano que se originó una especie de competición: todas las chicas trataron de imitar el encaje del velo con que la reina de las sirenas la había obsequiado con la esperanza de crear uno igual de bello que lucir en el día de sus respectivos enlaces.

 
 
 
 

Comentarios

¿Qué piensas?

Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Sonia Ruiz Domingo como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en esta web.

Tus datos se encuentran alojados en wix.com (la herramienta que usamos) . Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o supresión de tus datos (ver la política de privacidad)

Es obligatorio que marque la casilla para cumplir el Reglamento General de Protección de Datos (DGRP)

© Venecisima 2020 | Diseño y contenido creado por Sonia Ruiz | Política de privacidad, aviso legal y política de cookies