Iglesia de San Sebastiano 2020-1872

Y el Veronés

Explorar más...

 
 
0
12
0

1 ORIGEN

 

Sobre el lugar donde se alza actualmente la iglesia, había anteriormente un hospicio fundado por los hermanos de la Congregación de San Jerónimo entorno al 1393.

 

Tres años más tarde, junto al hospicio, se fundó también el oratorio de "Santa María llena de Gracia y Justicia" que en el año 1455 se amplió y en el 1468 se transformó en una iglesia dedicada al mártir San Sebastián.

 

2 LA IGLESIA Y EL VERONÉS

 

La iglesia tiene un bellísimo ciclo de frescos del Veronés, quien decoró el techo de la sacristía, la nave central, el friso, la parte oriental del coro, el altar mayor, las puertas de los paneles de órganos y el presbiterio.

 

Entre estas, destacan las tres pinturas en el techo de la nave: escenas de la vida de Esther. El propio artista se encuentra sepultado en la iglesia, junto al órgano.

¿SABÍAS QUÉ...?

ESTE ERA EL VERONÉS

 

Su nombre era Paolo Caliari, pero como nació en la ciudad de Verona, le apodaron “el Veronés”. Nació en 1528, y fue influenciado por el mismo Miguel Ángel, y por supuesto, por Tiziano.

 

En 1553 llega a Venecia donde trabajó entre otros lugares, en la Iglesia de San Sebastián, en el Palacio Ducal y en la Biblioteca Marciana.

 

Veronés fue un pintor de grandes dimensiones, historias complejas, llenas de personajes, con marcos de arquitectura que creaban un efecto de marco de teatro y perspectivas impresionantes.

 

Por eso pintó sus famosas “Cenas”, en las que la temática religiosa no era más que un pretexto para retratar a la sociedad veneciana: sus personajes y la opulencia de sus fiestas y banquetes. Así, en 1562 comienza la realización de su conocida obra “las Bodas de Caná”, que provocó un enfrentamiento entre el pintor y la Inquisición a raíz de la decisión de éste de incluir en la obra una serie de figuras sin el decoro necesario, a los ojos del tribunal que las consideraban inapropiadas.

 

Otra cena, fue “Cena en casa de Simón” realizada para el convento de San Sebastián. Es sorprendente ver a Veronés compareciendo ante el tribunal de la Inquisición por el supuesto contenido herético de esta Cena, pintada en 1573 para el refectorio del convento de los santos Juan y Pablo.

 

La acusación era peligrosa para el artista: la acumulación de detalles y accesorios incongruentes en el cuadro era motivo de herejía, puesto que era "escarnecer y vituperar y hacer burla de las cosas de la Santa Iglesia Católica, a fin de enseñar mala doctrina a las gentes simples e ignorantes".

 

La defensa de Veronés era de orden estético ya que esgrimía la libertad otorgada al pintor: "Nosotros los pintores nos tomamos la licencia que se arrogan los poetas y los locos, y he hecho esos dos alabarderos, uno bebiendo y el otro comiendo junto a una escalera" y "si en el cuadro sobra espacio, lo adorno con figuras, según las representaciones"

 

Este era el Veronés

Sitio web

Entrada

3 €

Incluida con Chorus Venezia

 
 
 
 

Comentarios

¿Qué piensas?

Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Sonia Ruiz Domingo como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en esta web.

Tus datos se encuentran alojados en wix.com (la herramienta que usamos) . Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o supresión de tus datos (ver la política de privacidad)

Es obligatorio que marque la casilla para cumplir el Reglamento General de Protección de Datos (DGRP)

© Venecisima 2020 | Diseño y contenido creado por Sonia Ruiz | Política de privacidad, aviso legal y política de cookies