Iglesia San Martino Vescovo 2020-1500

Halloween a la veneciana

Explorar más...

 
 
0
10
0

1 LOS ORÍGENES DE LA IGLESIA

 

Se cree que los orígenes de la iglesia datan del siglo VI cuando el gobierno veneciano aún no se había transferido de Malamocco a Rialto. La construcción actual data del siglo XVI.

 

2 ALTAR DE LA IGLESIA DEL SANTO SEPULCRO DE JERUSALÉN

 

Dentro de la iglesia trabajaron artistas de gran fama, entre otros: Jacopo Guarana con la Gloria de San Martín; Giovanni Segala con el retablo de Santa Cecilia y San Lorenzo Giustiniani; Jacopo Palma el Joven con la Virgen de los Dolores.

 

En la pared izquierda, está el Altar de Tullio Lombardo de 1484, que originalmente estaba en la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén, sostenido por cuatro ángeles

 

3 LA TRADICIÓN QUE SE PARECE A HALLOWEEN

 

Al lado de la iglesia, se encuentra el Oratorio de la Escuela de San Martín, en cuya puerta hay un bajorrelieve del siglo XV que representa al Santo dándole su capa a un pobre, sobre el cual se ve una gran cruz.

 

Este momento de la vida del Santo se recuerda con una fiesta, el día 11 de noviembre. En esta fecha se realiza un dulce tradicional, que podéis ver en todas las pastelerías de la ciudad: es un dulce de pasta de galleta con la forma del santo a caballo con espada y capa, decorado con azúcar glaseado de colores, bombones, chocolatinas y caramelos.

 

Ese día, los niños, van por las calles de Venecia a pedir a las casas dulces de regalo, golpeando ollas y tapaderas y cantando en dialecto veneciano: San Martin xe'ndá in sofitaa trovar ea so'novissaso'novissa no ghe geraSan Martin col culo par teraE col nostro sachetincari signori xe San Martin

 

En el pasado, en esa fecha se solían comer castañas y beber vino, cantando bajo las ventanas de las casas, esperando que desde el interior las personas lanzaran más castañas.

¿SABÍAS QUÉ...?

LA LEYENDA DE SAN MARTÍN

 

La leyenda nos cuenta que era el 11 de noviembre, un día frío y de lluvia.

 

Martín galopaba con su caballo y se cubría con su capa. En su recorrido, encontró a un viejo, que sufría mucho por el frío, pues sólo vestía harapos. Martín no tenía en aquel momento monedas, y por eso lo único que pudo hacer fue cortar en dos partes su capa, y dar una parte al viejo.

 

Poco después, mientras Martín cabalgaba feliz por lo que había hecho, el día se volvió más caluroso. Este es el llamado “verano de San Martín”, como todavía hoy se conoce a estos días del año (en efecto, después de las primeras heladas de otoño, cerca del 11 de noviembre hay unos días de calor).

Sitio web

Entrada

0 €

Gratis

 
 
 
 

Comentarios

¿Qué piensas?

Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Sonia Ruiz Domingo como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en esta web.

Tus datos se encuentran alojados en wix.com (la herramienta que usamos) . Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o supresión de tus datos (ver la política de privacidad)

Es obligatorio que marque la casilla para cumplir el Reglamento General de Protección de Datos (DGRP)

© Venecisima 2020 | Diseño y contenido creado por Sonia Ruiz | Política de privacidad, aviso legal y política de cookies