El nacimiento de Venecia (Primera parte)

Ni los bárbaros eran tan bárbaros como los han pintado ni Venecia surgió por arte de magia, aunque al final podemos seguir con esta fantasía



Primero, te voy a contar la leyenda, con la que la mayor parte de la gente se queda y es la que quiere creer, y después puedes leer la realidad que nos revelan los expertos y los arqueólogos con sus últimos descubrimientos. Aunque al final, se mezclan realidad y leyenda


¿Has imaginado alguna vez cómo pudo surgir una ciudad como Venecia enmedio de una laguna desierta y perdida entre tierras pantanosas? Si la respuesta es no, sigue leyendo.

Ni los bárbaros eran tan bárbaros como los han pintado ni Venecia surgió por arte de magia, aunque al final podemos seguir con esta fantasía. Los bárbaros eran simplemente personas fuera de las fronteras de los romanos y como su lengua no era conocida, les sonaba como un balbuceo incomprensible (el nombre viene de “bar-bar”, como cuando decimos “bla-bla” en castellano). Los llamados bárbaros buscaban sitios mejores para vivir, y no todos asolaban por allí donde pasaban.



VENECIA SURGE POR ARTE DE MAGIA, LA LEYENDA


Venecia nació del miedo, en un islote en medio de una laguna inhóspita, desierta, deshabitada y pantanosa, donde hombres y mujeres habían buscado refugio frente a las temibles invasiones de los pueblos bárbaros a partir del siglo V en la parte continental del Véneto. Huían de Atila hacia la laguna, porque sabían que el rey de los hunos le temía al agua, y se escondieron en territorios desconocidos hasta entonces. Por lo tanto, el nacimiento es la consecuencia de un evento dramático, del miedo y de la desesperación.



Estos fugitivos fundaron Venecia al mediodía del 25 de marzo de 421 d.C., un viernes, once años después de la toma de Roma ante el visigodo Alarico. Las antiguas crónicas nos recuerdan que en ese día se puso la primera piedra de la iglesia de San Giacomo en Rialto. Esta fecha, totalmente legendaria, fue enseguida muy apreciada por el sentimiento religioso de los venecianos, ya que coincidía con el día consagrado a la Anunciación a la Virgen María y, según una creencia griega, con la de la creación del mundo.



Comienza a correr el reloj de Venecia en Rialto

Y es que su creación, fue más por voluntad divina que humana. La excepcional situación en medio de una laguna de Venecia, con una dura vida entre marismas y aguas pantanosas, debió merecer una ayuda divina, pues le dio un estatus privilegiado respecto a sus posibles conquistadores. Su posición en una laguna natural, la hacía inviolable, era difícil y arriesgado intentar conquistarla, “amurallada” por cadenas de islas y por las marismas y aguas pantanosas.




VENECIA, DE LOS PALAFITOS A LOS PALACIOS


¿Decepcionados, de que Venecia no surgiera de repente? ,… pero, la historia de como evolucionó desde unos simples palafitos anclados en su laguna también es bonita y mágica…

Antes de Venecia como ciudad consolidada, hay una historia, y no fue en Rialto en el año 421 d.C. donde las agujas de Venecia comenzaron a correr, sino 400 años después, sigue leyendo


Desde la prehistoria: los euganeos, los vénetos hasta los romanos


El Véneto estuvo habitado desde la etapa inicial de la edad de Piedra, hallándose incluso restos de palafitos en las orillas del lago de Garda.

Primero estuvieron los Euganeos en la edad del Bronce, los “bien nacidos”, se dedicaban a cosechar y a la caza, los asentamientos principales estaban cerca de Padua, y construyeron pueblos de chozas.




Hacia el año 1000 AC invadieron la zona los Heneti o Vénetos que provenían de Paflagonia (la actual Turquía). Tenían su propio idioma y eran muy religiosos (veneraban a diversas divinidades) y vivían en casas de madera, dedicándose a la agricultura, a la pesca, a la artesanía del bronce y a la cría de caballos. Y ya comercializaban el ámbar, que provenía de los países bálticos. La ciudad principal era Este (en la provincia de Padua) con otras ciudades importantes como Padua, Vicenza, Verona, Treviso, Altino, Montebelluna, Asolo y Cadore.


Los vénetos tuvieron que defenderse de la invasión de los galos que llegaron de los Alpes centrorientales y cuando las incursiones se hicieron demasiado numerosas y violentas, prefirieron aliarse con los romanos. Terminaron siendo absorbidos por estos últimos, y desaparecieron.


Aquileia, Grado y Malamocco: origen de la identidad de la laguna de Venecia


Y Augusto, en la época imperial romana, crea en esta zona una provincia que llama “Venetia et Histria”, en el siglo III d.C.

Por tanto, es cierto que en 452, al producirse la invasión de los hunos, fugitivos de tierra firme se asentaron ya en la laguna veneciana, solo algunos, porque la mayoría prefirió la isla de Torcello. Pero esas gentes no descubrieron territorios desconocidos, sino que aquella zona pantanosa era ya un área bien integrada en el sistema administrativo del Imperio romano.


Así, es importante una carta del 537-538 de Flavio Aurelio Cassiodoro, senador romano, que hizo una descripción de la laguna, en la que habla de sus habitantes que tenían sus propias casas "a la manera de las aves acuáticas", con botes amarrados como si fueran animales, y su única riqueza consistía en la pesca y la producción de sal. Por tanto, este entorno, tenía aparentemente una estructura social todavía primitiva ¿no?



Más allá de lo que dicen las leyendas, el nacimiento de Venecia fue un proceso lento, y en general oscuro, que comenzó en la segunda mitad del siglo VI y continuó durante unos setenta años o incluso más, hasta al menos el siglo IX, si se considera la formación de ese complejo urbano que hoy es la ciudad de Venecia.


Quiero seguir leyendo, ir a El nacimiento de Venecia (Parte segunda)

© Venecisima 2020 | Diseño y contenido creado por Sonia Ruiz | Política de privacidad, aviso legal y política de cookies